Mantenimiento

Si quieres tener una construcción en buenas condiciones, es importante darle mantenimiento a todos los espacios, desde los muros, pisos, techos, instalaciones, hasta puertas y ventanas. Te recomendamos hacerlo al menos una vez al año para no lidiar con reparaciones costosas y constantes. Tener y seguir un plan de mantenimiento y reparaciones en tu vivienda o negocio, te facilitará los trabajos que necesitas hacer y revisar durante el año.

A continuación, actividades de mantenimiento

  • 1. Instalación hidráulica Es la instalación que se encarga de hacer llegar el agua a todos los puntos y lugares de la obra que la requieran. Es importante que revises que la conexión con el abastecimiento de agua sea correcta, que las tuberías tengan los diámetros correctos, que sean instaladas las salidas de agua para la alimentación de los muebles hidrosanitarios y que tengan llaves angulares para controlar el paso del agua en caso de fuga.
  • 2. Instalación eléctrica Es la instalación que distribuye la energía eléctrica a través de un conjunto de circuitos eléctricos, incluye todos los equipos, cables y sistemas necesarios para transmitir energía a los espacios y permitir la conexión de diferentes aparatos eléctricos.
  • 3. Acabados Son los materiales finales, que se colocan sobre pisos, muros, plafones, azoteas, obras exteriores o en huecos y vanos de una construcción, estos te ayudarán a darle un toque final agradable al diseño de tu vivienda.
  • 4. Cancelería Es la instalación de estructura depuertas y ventanas de aluminio o herrería. Es importante que revises que el sellado de los vanos esté bien, la apertura sea fácil y que las holguras sean correctas.
  • 5. Carpintería Incluye la realización de puertas, ventanas, aberturas en general, vigas laminadas, paneles, tableros, revestimientos de madera, y más. Es importante que revises que las puertas y ventanas tengan las holguras correctas para su fácil apertura.
  • 6. Muebles hidrosanitarios Son los elementos que se colocan dentro del espacio de la vivienda y tienen diferentes usos y funciones, de acuerdo al espacio donde se instalan, a su forma y propósito. Por ejemplo, los muebles de cocina conectados a las instalaciones de gas, agua y electricidad; los muebles de baño, conectados a la instalación sanitaria.